La librería Panamericana cancela su contrato con G4S luego de campaña pro-palestina

La librería colombiana Panamericana ha cancelado su contrato con la empresa de seguridad G4S, luego de una campaña en que clientes de la librería pedían la cancelación por la complicidad de G4S con crímenes israelíes en Palestina. Con esta victoria queda claro que la marca G4S ya está asociada con violaciones de derechos humanos en Palestina, convirtiéndose en un lastre para las relaciones públicas de sus clientes empresariales.

A través de una petición en línea y durante una serie de plantones y presentaciones de teatro callejero en frente de locales de Panamericana, más de 900 personas firmaron cartas pidiendo que Panamericana cancelara su contrato con G4S. Estas peticiones fueron entregadas a la administración de Panamericana a finales del año pasado por el colectivo colombiano de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) a Israel. Además, durante las protestas, muchos otros clientes de Panamericana entraron a las tiendas para entregar sus cartas directamente a gerentes de la empresa.

Panamericana es la librería más grande en Colombia, con 35 locales en el país y 1,700 empleados directos. A pesar de que la librería se negó a dar una respuesta oficial a las peticiones de sus clientes, las calcomanías de G4S en sus locales fueron reemplazadas por las de otra empresa de seguridad, evidenciando que la administración tomó la decisión de cancelar o de no renovar su contrato con G4S debido a la campaña de boicot.

La campaña colombiana de boicot a la empresa británica de seguridad G4S se lanzó a raíz de un llamado de la sociedad civil palestina en el marco de la campaña mundial de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS), que busca defender los derechos de la población palestina a través del boicot a Israel y a empresas cómplices del apartheid israelí. Por varios años, G4S administró cárceles israelíes donde se detenían sin juicio y se torturaban a presos políticos palestinos. Además, brindaba servicios y productos a asentamientos ilegales israelíes, retenes militares en los territorios ocupados palestinos e instalaciones policiales israelíes.

La campaña contra G4S ha logrado una serie de victorias de gran impacto en todo el mundo. La Fundación Bill Gates y la Iglesia Metodista de Estados Unidos vendieron todas sus acciones en G4S a raíz de campañas BDS, y la empresa ha perdido contratos millonarios con sindicatos, universidades, entidades públicas y empresas. Las instituciones que han cancelado contratos con G4S con el fin de rechazar sus crímenes en Palestina incluyen a la Universidad de Helsinki, el Municipio de Durham en Estados Unidos, las sedes de ACNUR y UNICEF en Jordania, y aquí en Colombia, la cadena de restaurantes Crepes y Waffles.

Debido a las pérdidas económicas causadas por el boicot internacional, G4S anunció en el 2016 su intención de vender su sucursal israelí y salir del país. Sin embargo, a pesar que se deshizo de la mayoría de negocios en este país, hasta la fecha la empresa sigue activa en Israel administrando una academia de policía. En ocasiones anteriores, la empresa ha incumplido promesas de finalizar sus contratos con cárceles israelíes. Por eso, la campaña mundial de boicot a G4S sigue en pie hasta que termine totalmente su participación en la ocupación y el apartheid israelíes.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *