Exportar militarismo: cómo las empresas israelíes comercializan la represión en América Latina

Miembros de la BOPE (Unidad de Operaciones de Policía Especial de Brasil) en Brasil. Foto: André Gustavo Stumpf / Flickr CC2.0

Durante la conferencia Antimilitarismos en Movimiento, espacio de encuentro de movimientos antimilitaristas globales llevado a cabo en agosto del 2019, Nada Hussein representó a la campaña global de solidaridad con Palestina Boicot Desinversiones y Sanciones (BDS); allí discutió el impacto de la militarización israelí en todo el mundo. A continuación una versión corta de su ponencia.

Como refugiada palestina, como mujer y como defensora de los derechos humanos, estoy aquí para compartir mi experiencia con la militarización israelí. Esta no es una experiencia personal: es la experiencia de toda mi gente, que comparte el temor de que todo el mundo se convierta en una copia replicada de la doctrina militarizada israelí. Estoy aquí para recalcar la importancia de todos los grupos y movimientos que están sujetos a esta doctrina para unir nuestros esfuerzos y poner fin a la carrera armamentista en todo el mundo.

Rápidamente, voy a compartir algunos ejemplos de cómo es la vida de los palestinos que viven bajo la militarización y el apartheid israelíes:

Las comunidades palestinas enfrentan castigos colectivos, como el cierre de pueblos enteros, carreteras, puestos de control y demoliciones de casas. El estado israelí destruye casas palestinas por varias razones. En Jerusalén, este enfoque se utiliza para empujar a las personas fuera de las fronteras del Este de Jerusalén y hacia las áreas circundantes.

Los palestinos tienen una comprensión completamente diferente del tiempo y la distancia como resultado de los puntos de control. Los viajes se extienden para evitar los puntos de control.

Los palestinos están sujetos a redadas nocturnas, cuando se ordena a los soldados disparar para matar o crear discapacidades físicas.

Los palestinos e israelíes viven vidas separadas, con diferentes leyes, una forma de apartheid. Por ejemplo, los palestinos se ven privados de muchas oportunidades académicas y profesionales.

En junio de 2019, un prisionero palestino murió en una cárcel israelí como resultado de negligencia médica. Las prisioneras palestinas se declararon en huelga para protestar por sus condiciones de vida, especialmente la instalación de cámaras de seguridad. Las familias de los presos se enfrentan a medidas insultantes durante las visitas y cuando asisten a los juicios, incluidas requisas donde los hacen desnudar, el acoso y la detención arbitraria de visitar a sus seres queridos.

Nuestros cuerpos están militarizados, incluido mi propio cuerpo. Como mujer, Israel considera mi capacidad de reproducir una amenaza y, por lo tanto, todas las mujeres palestinas son objetivos. Los políticos israelíes han pedido matar o violar mujeres.

Considerando todo esto, nos asusta, como palestinos, ver esto replicado en otras partes del mundo. La militarización en el sur global, especialmente en América Latina, no es nueva, pero en las últimas décadas, las armas, el entrenamiento y la experiencia israelíes han sido clave para esta militarización.

Exportando represión

América Latina ha tenido un papel clave en el desarrollo de la industria militar de Israel. En 1973, la primera gran exportación de aviones de guerra de Israel concluyó con la dictadura en El Salvador. En los años siguientes, reaparecieron aviones israelíes Arava en varios países, incluidos los campos de exterminio de las dictaduras. Por ejemplo, fueron utilizados en los «vuelos de la muerte» durante la Guerra Sucia en Guerrero, México, cuando los usanon para arrojar al mar a activistas y líderes comunitarios.

El apoyo militar israelí a las dictaduras latinoamericanas ha sido enorme. Este fue el porcentaje de compras de armas israelíes durante varias dictaduras:

Argentina (1976-1983) 95%

El Salvador (1972-1979) 92%

Honduras (1972-1981) 81%

Todavía hoy, los regímenes más represivos, más derechistas y golpistas en América Latina dependen del apoyo israelí; Honduras ha recibido ayuda desde el comienzo del golpe de estado contra el presidente Zelaya, el gobierno de Bolsonaro está buscando cooperación militar y de seguridad con Israel, y el ex-presidente de Colombia, Uribe, fue uno de los mayores compradores de armas israelíes.

Muchas fuerzas policiales y unidades de inteligencia en América Latina fueron entrenadas por unidades israelíes como el Mossad (fuerza de inteligencia extranjera israelí) y compañías de seguridad israelíes «privadas». En Guatemala en 1982, la masacre de «Dos Erres» fue cometida por soldados entrenados por una compañía israelí llamada ISDS, usando armas fabricadas en Israel. ISDS todavía está operando en muchos países de todo el mundo, incluidos Brasil y México. En las favelas en Brasil, la unidad de policía militarizada BOPE (Unidad Especial de Operaciones Policiales) coopera con ISDS, y los métodos de represión en las favelas y en Palestina son muy similares. BOPE ocupa los tejados de las casas para controlar y matar personas, tal como lo hace el ejército israelí en las ciudades palestinas. Lo que llamamos «puntos de control voladores», puestos de control militar temporales y ad-hoc donde las personas son detenidas, hostigadas y a veces asesinadas, es otra característica que se usa regularmente tanto en las favelas como en Palestina.

Colombia tiene su propia historia de entrenamientos israelíes con Yair Klein, ex-teniente del ejército israelí y fundador de Spearhead Ltd, una compañía privada de mercenarios. A través de Spearhead Ltd, Klein entrenó a las infames AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), una coalición de escuadrones de la muerte de derecha. Klein ha sido condenado por un tribunal colombiano pero nunca extraditado, y vive libremente en Israel.

El espionaje cibernético es otro de los principales vendedores de la industria militar de Israel. Pegasus es un software espía utilizado contra defensores de derechos humanos, periodistas y otros por regímenes represivos en todo el mundo. Facebook recientemente prohibió a otra compañía israelí llamada Arquímedes, que, al igual que Cambridge Analytica, se especializa en manipular elecciones. Arquímedes ha estado muy activo en Brasil, entre otros países.

Es importante comprender que estas empresas tecnológicas son todo menos independientes de la estrategia militar y política de Israel. La puerta giratoria entre la principal unidad de espionaje de Israel – Unidad de inteligencia militar 8200 – y el sector cibernético y de alta tecnología del país es conformada por Yair Cohen, un ex comandante de la Unidad 8200, que hoy dirige el departamento de inteligencia cibernética de Elbit Systems, quien dijo: » Es casi imposible encontrar una empresa de tecnología en Israel sin personas de 8200 «. El proceso es bastante simple: el antiguo personal de la Unidad 8200 puede usar la tecnología de la unidad para construir sus propias empresas nuevas (a veces obteniendo enormes ganancias) y, a su vez, puede usarlas para influir en la política, apoyar a sus aliados u obtener acceso a información en todo el mundo.

Muchas armas y tecnologías israelíes se venden como «testeadas campo» o «testeadas como efectivas en el campo», lo que significa que fueron utilizadas y demostradas como efectivas en mi pueblo en Gaza y Cisjordania, y serán utilizadas contra otros grupos y movimientos que luchan por la justicia social. .

Más que armas

Israel no solo comercializa armas, sino que también vende su doctrina militar, una doctrina basada en la creencia de que, además de las amenazas externas, las personas dentro también son una amenaza y, por lo tanto, deben ser controladas y monitoreadas. Después de décadas de entrenamiento y dictamen de políticas, esta mentalidad militarizada se ha extendido a los regímenes latinoamericanos. Como resultado, las líneas entre las fuerzas militares y las fuerzas policiales se han desvanecido en muchos países.

La militarización ya no se trata solo de diferentes armas o vehículos, sino que se ha convertido en una cuestión de controlar todos los aspectos de la vida de las personas a través de sistemas de vigilancia y seguridad cibernética. Al iniciar programas como «Smart Cities», los regímenes están instalando sistemas (en su mayoría israelíes) para controlar y monitorear a las personas. Los drones israelíes se venden en todo el continente y se ha demostrado que se usan contra movimientos sociales y campesinos, además de otras tecnologías de vigilancia y seguridad.

Es justo argumentar entonces que forzar un embargo militar a Israel no solo es importante para los palestinos, sino que también es muy importante para las naciones de América Latina y en todo el mundo.

Llamamiento al embargo militar

En 2005, inspirada en el movimiento antiapartheid de Sudáfrica, se formó la coalición de Boicot, Desinversión y Sanciones. BDS es una forma de presión no violenta sobre Israel, con tres demandas:

Poner fin a la ocupación y colonización de todas las tierras árabes y desmantelar el Muro,

Reconocer los derechos fundamentales de los ciudadanos árabes palestinos de Israel con plena igualdad,

Respetar, proteger y promover los derechos de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares y propiedades según lo estipulado en la Resolución 194 de la ONU.

En 2011, el comité nacional palestino de BDS hizo un llamado a un embargo militar integral contra Israel, y comenzó una campaña internacional. La ocupación militar de Israel y el régimen de apartheid simplemente no podrían continuar violando nuestros derechos día tras día si los gobiernos de todo el mundo pusieran fin a las relaciones militares y de seguridad con Israel. Sería económica y tecnológicamente insostenible.

El complejo industrial militar y de seguridad es un componente central de la economía de Israel y garantiza la sostenibilidad de su agresión y ocupación militar: según el ex-ministro de defensa de Israel, Ehud Barak, 150,000 hogares israelíes, o aproximadamente el 10% de la población, dependen económicamente de este sector. Israel ha otorgado licencias a 6.800 proveedores de servicios de armas y seguridad, lo que la convierte en la industria más grande de Israel. Esto todavía no cuenta el sector de alta tecnología, dependiendo en gran medida de la comercialización de inteligencia e investigación y aplicaciones militares. Solo un embargo militar efectivo puede hacer que la paz y la justicia sean más rentables e interesantes para el establecimiento de Israel que la continuación de la guerra y la agresión.

Si bien está claro que un embargo militar completo solo podría lograrse mediante una resolución de la ONU, los activistas pueden:

presionar a los bancos y empresas para que desinviertan,

protestar por la presencia militar israelí en sus países,

los académicos pueden presentar mociones y peticiones presionando a sus instituciones para que detengan la investigación militar conjunta con universidades israelíes,

campaña contra corporaciones cómplices,

presionar a parlamentarios y representantes de partidos políticos,

presionar a las autoridades locales y los gobiernos para que tomen medidas.

Esta campaña está teniendo un impacto que evidencia que los esfuerzos conjuntos y las campañas sostenidas pueden afectar la estructura global del militarismo:

Muchos bancos e instituciones financieras se han despojado de Elbit Systems,

Elbit perdió contratos en Francia y Dinamarca después de campañas públicas,

G4S perdió contratos por valor de millones de dólares con sindicatos, bancos, universidades y otros organismos,

Docenas de ayuntamientos, incluidas las ciudades de Dublín y Barcelona, han respaldado un embargo militar de Israel,

Rio Grande do Sul en Brasil canceló un programa satelital con Elbit Systems,

Las primeras ciudades estadounidenses se han comprometido a no permitir que su policía sea entrenada por compañías israelíes.

El alcance de la campaña de embargo militar se está ampliando, se unen más activistas y grupos, y no nos detendremos hasta que Israel cumpla con el derecho internacional, y hasta que todas las personas oprimidas de todo el mundo logren sus derechos de libertad, justicia, autodeterminación y soberanía.

Este artículo fue publicado originalmente por la publicación El Fusil Roto, Internacional de Resistentes a la Guerra; se puede consultar el original acá: https://wri-irg.org/es/articulo/2019/exportar-militarismo-como-las-empresas-israelies-comercializan-la-represion-en

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *