Cemex incrementa ganancias en 2021 a costa del apartheid israelí

El pasado 25 de marzo realizó Cemex su asamblea anual de accionistas, en la cual se presentó el informe de ganancias en medio de un año marcado por la pandemia producida por el COVID 19. A pesar de la parálisis que provocó esta pandemia, la empresa presentó en su informe financiero del 2020 con ingresos de 754 MILLONES DE DÓLARES en Israel, superando lo que había logrado en el 2019 que había sido de 660 millones. Es decir, en el año pandémico incrementó 94 millones jalonado por la construcción en este mercado. En ese mismo informe se afirma que la venta de volúmenes de concreto y agregados aumentaron 8% y 12%, respectivamente, representado en 623 millones ganados por la venta de concreto y 195 millones en agregados. Como si esto no fuera lo suficiente, el pasado 29 de abril del 2021 la empresa presentó sus resultados del primer trimestre; en ellos volvieron a declarar que siguen con las ganancias y en parte estas se dan por el crecimiento en Israel en un 5% de ventas en concreto y 7% en agregados.

Lo que genera tanta demanda de estos insumos es, como ellos mismos lo describen, la continua actividad en la construcción en todos los sectores. Sin embargo, lo que no dicen públicamente es que una buena parte de esta demanda está en la ampliación de las colonias ilegales de Mevo Horon, Atarot y Mishor Edomim; esto se realizó amparado en el avance del gobierno israelí quien en junio de ese año anunció el inicio del proceso de anexión total de Cisjordania, el cual por la presión internacional ha sido postergado.

Así mismo, entre enero y abril de 2020 una sucursal de CEMEX en Israel adquirió la concretera Netivei Noy, empresa que en el pasado proveyó de materiales de construcción para la construcción del tren ligero ilegal que comunica Jerusalén con colonias ilegales dentro del territorio palestino. Por eso mismo es incomprensible que al mismo tiempo Cemex le digan a sus accionistas que están comprometidos “con los derechos humanos a través de soluciones transformadoras…», cuando en realidad, al fortalecer sus negocios allí es cómplice de las violaciones del régimen de apartheid israelí.

Por estas razones es que múltiples organizaciones mexicanas han iniciado un proceso para que Cemex reconsidere su participación en el proyecto de colonización, ocupación y discriminación institucionalizada contra el pueblo palestino, sosteniendo que “la comercialización de CEMEX con Israel la hace cómplice de los crímenes que se cometen contra el pueblo palestino, ya que permite que las políticas israelíes de ocupación, apartheid y colonización continúen aún en contra de las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas, el veredicto de la Corte Internacional de Justicia, y la política exterior de México”. La carta completa puede consultarse acá.

Desde las colectivas que impulsamos la campaña de boicot a Cemex en América Latina, hacemos un llamado a impulsar las acciones de solidaridad propuestas en nuestro kit de activismo, que tiene muchas ideas de cómo cualquier persona u organización puede presionar a Cemex en pro de los derechos palestinos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *