En contra de la criminalización de la sociedad civil palestina

Denunciamos que en una movida más hacia la criminalización cada vez más completa de las expresiones de resistencia y defensa de los derechos humanos en Palestina, el Estado de Israel ha designado a seis organizaciones “terroristas”, y declaramos nuestra negativa a reconocer esta designación.

Estas organizaciones son Al-Haq, Addameer, Defense for Children International-Palestine, el Centro Bisan para Investigación y Desarrollo, la Unión de Comités de Mujeres Palestinas y la Unión de Comités de Trabajo Agrícola, las cuales han hecho aportes significativos a la defensa de los derechos humanos del pueblo palestino, y en especial, han logrado posicionar problemáticas centrales en el ámbito internacional. Estas organizaciones, además, hacen parte de rico tejido organizativo de la sociedad civil palestina que promueven y guían la solidaridad internacional.

Como parte del movimiento BDS, que lucha continuamente por que el Estado de Israel cumpla con el derecho internacional y los derechos humanos, sabemos que esta movida criminalizadora tendrá repercusiones nefastas sobre la población palestina en su totalidad, pues coarta sus derechos fundamentales a la libertad de expresión y de asociación. Por ello, queremos hacer eco a las exigencias de las organizaciones de la sociedad civil palestina, planteando que:

  • Exigimos que Israel revoque su designación de “organización terrorista” contra las seis organizaciones palestinas;
  • Instamos al Ministerio de Defensa y Justicia de Israel y a otros interlocutores pertinentes a que cesen el empleo de prácticas y políticas ilegales de intimidación y acoso, incluida la criminalización arbitraria, el acoso y la represión de las organizaciones de la sociedad civil palestinas, que violan las convenciones fundamentales del derecho internacional;
  • Condenamos las designaciones como una aplicación ilegal del derecho interno israelí sobre los territorios palestinos ocupados; y
  • Exhortamos a la comunidad internacional, incluidos donantes, simpatizantes y actores de derechos humanos de todo el mundo a condenar las designaciones arbitrarias y las tácticas de intimidación, y a reiterar públicamente su apoyo a las organizaciones de la sociedad civil palestina.

Finalmente, extendemos nuevamente la invitación a utilizar las herramientas del boicot, la desinversión y las sanciones para lograr que el Estado de Israel cumpla con las normas mínimas del derecho internacional y los derechos humanos, para así frenar este tipo de violaciones y crear un mundo más justo para el pueblo palestino y todos los pueblos del mundo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *