La resistencia al comercio de armas en Expodefensa.

Entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre del 2021 se llevará a cabo la séptima edición de la feria de armas Expodefensa. La primera edición de este evento se realizó en el 2009, siendo pensada por el Ministerio de Defensa de Colombia como un espacio para expandir el mercado regional de la industria militar. Actualmente es organizado por el Ministerio de Defensa, Corferias y Eurosatory (Coges) y se ha consolidado como un espacio para exponer las últimas novedades en el mercado de la guerra terrestre, marítima, aérea y cibernética. En esta se realizan negocios y conectan militares y empresas que se lucran de la muerte en el mundo. De igual manera, ha permitido el fortalecimiento de la industria militar en Colombia, convirtiéndose hoy día en la segunda feria de mayor importancia en Latinoamérica.

Esta feria es realizada cada dos años en el centro de eventos de Corferias, en Bogotá, usualmente entre la última semana de noviembre y la primera semana de diciembre. Es importante tener en cuenta que el acceso es restringido y para acceder a dicha feria es necesario tener una invitación acreditada por los organizadores. Los requisitos para el acceso se limitan a periodistas, expositores, miembros de fuerzas armadas y compradores previamente registrados.

Es relevante mencionar que, en la última edición realizada en 2019, se contó con la participación de 26 países con 251 expositores. Así mismo, la feria fue visitada por 13.000 personas provenientes de 47 nacionalidades y 75 delegaciones oficiales de 24 países, siendo España el invitado de honor en esa ocasión. De acuerdo a la información que aparece en el sitio web de Expodefensa, el objetivo principal de esta feria es “ayudar a los gobiernos y fuerzas armadas a enfrentar sus desafíos de capacidades operativas, así como jugar un papel clave en la construcción de una región más segura”. También, se ha podido identificar otros dos objetivos que permiten entender a mayor profundidad el funcionamiento de esta feria de armas, los cuales son:

  • Catapultar a las empresas colombianas como productoras y exportadoras de material de guerra.
  • Consolidar la presencia de empresas del exterior en un lugar estrátegico para el comercio de guerra en Latinoamérica, logrando promocionar y expandir sus bienes y servicios.

Resistencias a la feria:

Considerando lo anterior, y el hecho que Colombia es un país en el que el militarismo es una constante, en los últimos años se han realizado acciones en contra de esta feria de armas; estas han sido promovidas por distintas organizaciones (Colectiva La Tulpa Antimilitarista, BDS Colombia, Acooc, Justapaz entre otras) enfocadas principalmente en el antimilitarismo, el desarme, la no-violencia y la objeción de conciencia.

La primera de dichas acciones tuvo lugar en el 2017 usando la temática de Navidad y se realizó con el objetivo de concientizar sobre la existencia de esta feria . La segunda se realizó en 2019 con un grupo más amplio de organizaciones, realizando diversas intervenciones artísticas en la entrada principal de Corferias.

Actualmente, como resultado de los diversos aprendizajes adquiridos en el camino, organizaciones y personas que han participado en la campaña han podido reconocer que los objetivos a corto plazo se enfocan en: mantener las acciones en el tiempo, ampliar el número de participantes dentro de la campaña, y así, gradualmente irla consolidando como un espacio estratégico para presionar y boicotear la realización de esta feria en Colombia. De igual manera, se ha reconocido la importancia de expandir las fronteras y dialogar con movimientos de otros contextos como las campañas en contra de armas que se organizan en Australia, Corea del Sur y Reino Unido. Con estos grupos se han propiciado espacios que han permitido el intercambio de conocimiento, ideas y experiencias, y sobre todo el apoyo mutuo entre pueblos que sirve para que a largo plazo se logre crear conciencia del impacto que tiene el comercio de armas, la responsabilidad de los gobiernos por financiar la guerra y denunciar a las empresas privadas por su lucro de la muerte.

Es crucial seguir denunciando las diferentes empresas envueltas en violaciones a los DDHH y que se ven beneficiadas con las ganancias recolectadas al venderle a diferentes gobiernos del mundo, siendo estas ganancias pagadas por de los impuestos de las personas de cada país. Finalmente, es importante como sociedad cuestionar el concepto de seguridad que se vende tras estas ferias de armas, confrontándolo desde la apuesta por desmilitarizar este concepto.

Acompáñanos en esta nueva jornada de resistencia a la feria de armas, la cual la llevaremos a cabo a finales de noviembre. Si quieres más información comunícate a: boicotisraelencolombia@riseup.net